Liderazgo con sentido

por | Ago 9, 2019

Facilitando un módulo de liderazgo con una de las empresas más humanas en las que he tenido la oportunidad de contribuir, un participante me dijo:  “Alejandro, el liderazgo ya tiene muchas teorías y herramientas para aplicarlo, pero me ha tocado que pocos sienten el verdadero rol del líder.”

En ese momento quedé helado y reflexionando; mi cabeza giró a mil revoluciones por minuto y muchas de las intervenciones en las que he tenido la fortuna de participar se hicieron presentes en ese instante. Lo que contesté en ese momento lo dije desde mi sensación y desde mi experiencia: “Estoy impactado con tu comentario y agradezco la profundidad que estas palabras traen a la sesión”. 

 

Creo que el liderazgo desde el punto de vista teórico es robusto y con muchísima información que puede dar a las personas que ejercen un rol de liderazgo un sin fin de herramientas para llevarlo a cabo, pero eso no significa que el estilo que uses sea el estilo que vaya a funcionar con cada persona que colabora contigo, tu equipo u organización.

 

Sin embargo, para mí la clave del “liderazgo con sentido”, como yo le llamo, tiene que ver con el nosotros (inclusión), con la profundidad de la conexión desde la diferencia (empatía), con tu historía de vida y con la forma en la que aprendiste a liderar (orientación), contigo como ser humano con tus defectos y virtudes (autoconocimiento), con tu capacidad personal de lograr que te sigan (influencia) y también de seguir, sin olvidar el eje transversal, la humildad.

Y, ¿qué es a lo que yo llamo “liderazgo con sentido”? Es un fenómeno tan observado y a la vez tan poco comprendido que es difícil reconocerlo en la practica, por ello, el punto central de este articulo lo apoyo en, Judith Tobin, quien sugiere el valor de cinco cualidades invaluables que podrían apoyarte a practicar el liderazgo con sentido.

1.- Comprensión, tolera las diferencias en la gente y considéralas como algo interesante. Esto me recuerda cuando un líder/resa dice: “es que tal persona, no es de mi generación; así no puedo; no me entiende; antes se trabajaba diferente”. Ahí es donde puedes poner en practica esta habilidad. Aprovecha las diferencias para fortalecer y nutrir la relación y no ponerlas como una barrera que pueda traer consecuencias que recaigan en una mala comunicación, por citar alguna. 

2.- Sensibilidad, conoce los sentimientos personales y se ajusta rápidamente al estado anímico de las demás personas. Bien decía Benjamin Franklin: “Hay tres cosas que son verdaderamente duras: el acero, el diamante y el autoconocimiento”. Una de las formas de conocerse, son todas aquellas conversaciones que haz tenido, tienes y estas por tener con algunas personas de tu equipo. Muchas veces aprenderás de las percepciones de otras personas que de las propias. Te invito a que eso, que quizá de inicio no te gusta escuchar, reflexiones sobre ello y no lo des por sentado.

3.- Coherencia, ofrece la cualidad de ser “real”, sin falsedades, y solo prodiga cumplidos sinceros. Aquí entra el tema de las promesas incumplidas y de la gran pregunta del millón de muchas personas que ejercen algún rol de liderazgo, ¿la confianza  se da o se gana? Ser coherente trasmite seguridad a las demás personas y por lo tanto genera relaciones de confianza. Lo que sé promete se cumple. 

4.- Seguridad, no busca “ser más grande”; sabe que si el resto gana, no equivale automáticamente a que seas menos o más. Lo voy a explicar citando a John Maxwell: 

Quiero ganar.

Quiero ganar, tú puedes ganar también. 

Quiero ganar contigo.

Quiero que ganes, y si lo haces yo también gano. 

La seguridad construye conexiones auténticas con las personas que colaboran contigo y te puede ayudar a construir un equipo firme. 

5.- Buen humor, se ríe de sí mismo, no es sensible en exceso. Con esto no me refiero a ser como el/la maestro/a barco en la universidad, si no a saber manejar las situaciones complejas y no tan complejas con la emocionalidad correcta. Me quedó muy grabada una frase de un buen maestro que tuve, él me dijo: “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”, es cuestión de encontrar el equilibrio y no tomar las cosas de manera personal. Mantener un buen humor trasmite un buen ambiente laboral. 

Mencionando estas 5 cualidades, opino que el “liderazgo con sentido” lleva a quien lidera, a ser consciente de sus áreas fuertes y débiles, a saber quienes son y quienes no son ejecutando su rol. No se trata de agradar a todo mundo. Su forma de ser y de actuar es indistinta dentro y fuera del trabajo; en pocas palabras son personas genuinas, son personas que ejercen liderazgo con sentido. 

Te invito a que practiques estas cinco cualidades. Se leen fácil ¿verdad? Lleva tiempo, paciencia y constancia, mas una vez que formen parte de tu estilo de liderar, verás grandes resultados. 

¡Recuerda, “el liderazgo con sentido» es cuestión de conexión! 

En Consultoría MÁS, nos tomamos muy en serio el poder del liderazgo, me gustaría leer tus comentarios. 

¿Cómo definirías el término “Liderazgo con sentido”? 

Escríbeme a: alejandro@consultoriamas.com

“Los líderes y lideresas mejoran su liderazgo cuando experimentan un momento definitivo y responden al mismo correctamente”. John C. Maxwell

LTE. Alejandro Torre Manzo
Líder de Aprendizaje Experiencial y Facilitador de Consultoría MÁS