Cuando lo diferente se vuelve barrera, el negocio sufre

por | May 10, 2019

Es muy difícil que te lleves bien con todas las personas en el trabajo, pues hay formas de pensar, expresarse y COMPORTARSE muy diferentes a las tuyas, sin embargo; ¿qué pasa cuando alguien es tan distinto a ti? O por el contrario, conectas muy rápido con una persona entendiéndose fácilmente.

Cuando una persona es tan distinta a ti, regularmente caemos en malos entendidos, percepciones o juicios y comienza afectar al ambiente laboral dentro de la organización por una falta de efectividad en la comunicación.
Cuando la conexión es fácil y se da manera sencilla, el ambiente de trabajo es bueno e impacta de manera directa al salario emocional de cada colaborador.

Este tipo de situaciones las hemos encontrado en muchas empresas como un motivo de conflicto o alianza entre colaboradores, por lo que uno de los abordajes que hemos decidido, es a partir de utilizar herramientas como los estilos de temperamento, el Tetramap o la psicometría DISC, entre otras. De tal manera que las personas puedan llegar a notar, apreciar y aprovechar las similitudes y diferencias que existen con las personas y generar así “buenos” o “malos” ambientes de trabajo, así como comunicaciones efectivas o inefectivas.
Estudiar los comportamientos de las personas, ha sido una actividad tan antigua como lo es la humanidad, basado en la observación y análisis de la forma de proceder de las personas, se han dado respuestas durante la historia y han ido evolucionando conforme pasa el tiempo.

Empédocles 444 a.C sostenía que todo provenía de cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua, influenciadas por dos fuerzas naturales, amor y odio y que conformaban el comportamiento humano.

Posteriormente en el año 400 a.C. Hipócrates, quien fue un gran observador, definió 4 tipos de ambiente y asignó un comportamiento y una apariencia a cada uno. Así identificó también 4 temperamentos: sanguíneo, melancólico, colérico y flemático, que asoció con 4 fluidos corporales: sangre, bilis negra, bilis y mucosa y relacionó cada temperamento con una de estas características identificadas. Y aunque esto fue hace muchos muchos años y no había el conocimiento médico que hay ahora, en esencia, su teoría no era tan alejada a lo que algunas corrientes de la ciencia moderna proponen.

Luego llegó Galeno 130 d.C -200 d.C. que también hablaba sobre la incidencia de los fluidos sobre el comportamiento y temperamento, y explicó algunos puntos interesantes:

 

  • si se tiene un fluido frío y rápido, se es directo, dominante, decisivo y con tendencia a liderar,
  • si se tiene un tipo de fluido rápido templado o caliente, será tan caliente o tan rápido tu boca y posiblemente con tal necesidad para expresar, que estarás hablando todo el tiempo;
  • si tienes un fluido que es templado y lento se estará orientando a la familia, con un comportamiento estable y relacional;
  • y si se tiene un fluido lento y frío se es un pensador, meticuloso, un perfeccionista, que buscará datos exactos en detalle.

Todo esto sentó las bases para lo que les hablaremos a continuación saltando muchos años en la historia. William M. Marston, con licenciatura en Derecho y doctorado en Psicología, en 1928 publicó “Emotions of Normal People” (Emociones de las Personas Normales), y aunque había escrito acerca de DISC 4 años antes, fue en éste libro donde presentó formalmente la Teoría DISC. La Teoría DISC fue uno de los primeros intentos de aplicar psicología a personas ordinarias, fuera de un ámbito puramente clínico.

Según el DISC existen 4 estilos de comportamiento determinadas por sus siglas D-I-S-C que presentan ciertas características:

 

Y tú, ¿con cuál te identificas? ¿Sabrías decirnos dónde se encuentra la mayoría de tu equipo?

La evaluación DISC es una herramienta que te ayuda a determinar y clasificar tu comportamiento a nivel individual y en grupo, y así conocer mejor las reacciones que tienen los colaboradores con los demás y consigo mismos, con la finalidad de establecer una comprensión en ti y fomentar el respeto, la tolerancia y la armonía con quienes son diferentes, además de ayudarte a generar empatía.

Aún cuando hablamos de una prueba desarrollada hace casi 100 años, comprenderán por qué, cuando utilizamos esta herramienta con sus empresas, lograrán comunicarse de manera efectiva con cualquier persona en la organización, crearán equipos de trabajo más eficientes, las personas aprenderán cómo comunicarse consigo mismo y con otra, identificarán cómo se perciben a sí mismas o cómo les perciben los demás y comprenderán la riqueza de la diversidad de comportamientos en los equipos.

La mejor forma de usar los datos que se obtienen en esta prueba es aprovechándolos para crear nuevas estrategias de gestión de equipos.

¿Qué pasaría si pudieras aprovechar mejor las fortalezas de tus trabajadores? Con estos nuevos datos puedes conocerlos más y saber lo que les gusta, con qué factores reaccionan o peor para ir mejorando el ambiente de trabajo. Y entonces tener relaciones más productivas y eficientes.

Para obtener dicha información es recomendable realizar reuniones frecuentes con tu equipo de trabajo, conocerles de manera personal o bien recurrir a Consultoría MÁS para hacer una evaluación que será revisada analizada y procesada con el equipo con el fin de obtener el mayor provecho de ella; utilizaremos esta y muchas herramientas MÁS para apoyar el cumplimiento de indicadores, desarrollar profesionalmente a la gente y fomentar un buen ambiente laboral.

Si tienen alguna duda o les gustaría saber más sobre el tema puedes contactarme al correo cecilia@consultoriamas.com

Por: Cecilia Monroy
Lideresa de Capital Humano y facilitatora de ConsultorÍa MÁS